¡Olvídate de mi! / Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdos

- 30 jul 2004

Una cinta para nunca olvidar


Por que al nacer porque al crecer
porque al morir todo es vivir,
no pienses más no hay marcha atras
puedes correr, volar, reir, soñar
sin pretencion con desición, vocacion,
llegar al punto en tu interior
pa comprender, para entender
esas preguntas de tu corazón.
Poder amar, tolerar, aceptar,
aprender a perdonar,
con alguien estar, hacer el amor,
sentirte vulnerable despertar tu pasion
la noche vivir las netas decir,
por los que ahora extrañas y que esperan por ti,
bailar, cantar, soñar, reir, llorar
alguna huella en esta vida dejar.
Que chido es vivir, que chido es respirar,
una cancion tener, un buen libro leer,
pintar, escribir, un buen amigo tener,
por ti, por mí, por todos los demás,
que chido es compartir, que chido es respirar,
subir, bajar el alma desnudar,
volver a nacer, volverte a encontrar
QUE CHIDO!!!!

Canción “Qué Chido” de Federico Vega

Si alguna vez se han sentado sobre la arena a contemplar un mar sin límites que pregunta sobre la vida, el amor, la memoria y el olvido; si han bailado al compás de este universo, para luego en un anhelo desechar su ritmo, o si han entendido que el amor es lo único en sus días por lo que vale la pena haber vivido, entonces “Eterno Resplandor de una mente sin recuerdos”, es una cinta inevitable en su destino.
Vale el boleto, las palomitas y el jumborefresco. Vamos, ¡vale dos veces todo esto! Salida de la mente prodigiosa del guionista Charlie Kaufman, esta gloriosa película se constituye, al igual que Being John Malkovich y Adaptation, en otro fantástico recorrido por los rincones insondables del cerebro humano. Después de trabajar estas dos cintas con su mancuerna, el director Spike Jonze, Kaufman entrega un texto por segunda ocasión al videoclipero Michel Gondry (Human Nature), quien trabaja una traducción visual más dinámica, sencilla y digerible de las complejas letras del dos veces nominado guionista. El resultado podrá no convencer del todo a los fans de Jonze, pero a quién le importa, indiscutiblemente se trata de un ejercicio fastuoso de estilo y una película difícil de olvidar; benditas sean las mentes con recuerdos.

Kaufman nos lleva no sólo a sus laberínticos parajes sicológicos; esta vez amplía el recorrido y nos adentra en terrenos netamente filosóficos, obligándonos a cuestionarnos acerca de lo ya ido, lo que brilla hoy bajo nuestro sol y lo que puede deparar el mañana. Nuestra existencia no es lo que palpamos, no es esta bola de tabiques llamada casa, esta lata con llantas a la que le decimos auto o la tonga de objetos que guardamos, no; nuestra vida está hecha de incontables ladrillos-recuerdo que conforman y dan sentido a la imagen que vemos frente al espejo cada mañana; nuestra vida está hecha de las cosas que guardamos por lo que significan en nuestro cerebro, los objetos más inútiles cuyo valor afectivo suele ser más intenso que el real. Pero qué sucede cuando el bagaje de esas memorias es demasiado doloroso, penoso o simplemente inconveniente; ¿no sería espléndido poder borrarlo a voluntad?, ¿alteraría esta amnesia voluntaria el resto de nuestra existencia tal como la conocemos?, y si así fuera ¿valdría la pena?

Estas son las preguntas sobre las que Eterno Resplandor de una mente sin recuerdos construye un hilo conductor que juega con el espacio y el tiempo, construyendo y deconstruyendo una historia que sólo puede ser entendida al estilo Kaufman, es decir, cinco minutos antes de dejar la sala.

Joel está desecho al enterarse que Clementine, su exnovia, ha borrado mediante una proceso científico, todo recuerdo que tuvo de él. Decepcionado, Joel se somete al mismo tratamiento; sin embargo, durante éste descubre, (cito Moulin Rouge), que lo más grande que puede ocurrirle a un ser humano en esta vida, es amar y ser amado de vuelta. Así, a mitad del tratamiento cuya duración es de una noche, el cerebro de Joel decide resistirse y conservar sus memorias afectivas, generando una batalla entre el proceso científico y la voluntad humana de recordar y… amar.

El guión y la dirección son un prodigio; la coherencia es absoluta pese a desenvolverse en distintos tiempos, realidades y dimensiones, ocurriendo la mayor parte de la cinta, dentro del cerebro de Joel. Destaco el aspecto de la lógica pues la trama se define y redefine constantemente debido a la pérdida de memoria de los dos protagonistas. A este género se le conoce como Maze Cinema y Kaufman es un maestro en él, logrando dar sentido a la historia a través de recursos simples pero efectivos como el deja vu, un diario, el flashback, las coincidencias e incluso las analogías.

Habrá amargados que piensen que la cinta es sólo un trabajo soso de Kaufman para demostrar una vez más su genio en el 7o. arte. Sin embargo, el resultado va más allá, se trata de la película más humana del guionista y una historia escrita en lenguaje de emociones y no sólo de pensamientos. Una producción dedicada a aquellos que han experimentado el fuego del recuerdo y que lo prefieren a la tibieza del olvido, un filme para reflexionar la maravilla de estar vivos y aprovechar el presente pese a toda la miseria y dolor de nuestros ayeres. Eterno resplandor… grita amor, no del romántico y taciturno, sino del desquiciado e impulsivo. Eterno resplandor… susurra nostalgia, mas no de un modo lamentativo, sino como reconfortantes albricias que cantan esperanza, pues después de todo, como escribe Benedetti…

Proyectos,
proyectos,
proyectos,
y aunque de pronto el rostro se carga de sombras
y algo concurre del pasado y oprime
la alegría vuelve como un pleamar
la alegría vuelve y todo lo inaugura.

Carrey logra uno de sus mejores papeles (sigo sin entender la ceguera de la Academia después de El Majestic y Truman Show) y de la mano de Kate Winslet (mucho mejor que su rol empalagoso de Titanic) dan vida (¡y qué vida!) a una pareja divertida, sui generis y espontánea. Kirsten Dunst, la sexy Mary Jane y Elijah Wood, el intrépido Frodo, completan los histriones de esta cinta, que les hará pensar mucho durante y después de su proyección.

Gratísimo sabor de boca y de mente; ampliamente recomendable si gustan de ver propuestas atrevidas y diferentes; espléndida cinta para salir del cine y largarse al mar en búsqueda de sentido, de paz, de compañía… y para los amargados que la juzguen tonta, burda o sin sentido, siempre está el camino del olvido.

Relacionados

Categorías: Críticas

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

24 comentarios para “¡Olvídate de mi! / Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdos”

  1. milagors

    28. sep, 2011

    wao la verdad es una exelente pelicula.! me hizo reflexionar mucho … siempre pense q lo mejor q me podia pasar era olvidar todo! pero al ver esta peli me di cuenta q no.! jeje me trajo muchos recuerdo =$. Recuerdos q a pesar de todo me hacen sacar una sonrisa , y q me han ayudado mucho en mi corto camino =)

    Reply to this comment
  2. Victor Nash

    23. oct, 2012

    “no somos mucho más que memoria” diría Borges y éste film lo suscribe involuntariamente. Me gustó la película, imprescindible para el que ha pasado el desamor, se identificará con giros, frases, hechos y cosas que uno tristemente hace en esos momentos con el alma maltrecha.
    Respecto a las preguntas del redactor, creo que se responden solas. El que ha pasado el verdadero desamor daría lo que fuese para sacarse a esa persona de la mente y el corazón, no por voluntad ni conveniencia esas son las razones livianas, sino por paz. Como dijo Drácula en la pelicula de Coppola al final, Dame paz ! (pidiéndole a su amada que le corte la cabeza)

    Saludos

    Reply to this comment
  3. LiA

    04. may, 2013

    Excelente pelicula, cuando la vi pasaba por un momento de desamor, queria arrancarme a ese hombre del corazon, definitivamente por mas que uno intente olvidar o bloquear los recuerdo o personas, si esta persona es por que si, el destino los volvera juntar, a mi me paso…

    Reply to this comment

Deja un comentario