Siete Almas

- 21 ene 2009

Un hombre con un pasado secreto está convencido que debe cambiar para bien la vida de siete personas, sin importar si en ello él pierde lo único que tiene; sin embargo en su misión es posible que reencuentre algo que consideraba extraviado... el amor.

Siete Almas (Seven Pounds) es un auténtico rompecabezas… literalmente. Al final de la cinta me comprenderán.

Para quienes tenemos hijos, The Pursuit of Happyness fue una cinta que si bien pudo catalogarse como melodramática, tuvo sus buenos momentos en los que sentíamos una gran piedra en la garganta.

El problema de Siete Almas radica en querer repetir la fórmula: mismo director, mismo actor y un guión que supuestamente nos debía hacer reflexionar sobre el verdadero sentido de la vida. Por desgracia para sus creadores, hay que decir que el espíritu humano no construye sobre ruinas, al menos no felizmente; o lo que es lo mismo, no se puede reparar un gran error con otro… o con otro dividido en siete.

El ritmo de la cinta es algo lento en un inicio pero después mejora, aunque hay que decirlo, se siente la mano manipuladora del director que parece haber estado más concentrado en pensar si el público se sentiría conmovido que en hacer un filme memorable.

Ben Thomas, Will Smith, es aparentemente, un agente hacendario que se mete más de lo que debe en la vida de los deudores al fisco, al grado de ser no sólo crudo sino obsesivamente cruel y sarcástico. Sin embargo, por otro lado, llora, se frustra y tiene pesadillas, recordando un suceso trágico imposible de borrar. Esta actitud nos lleva a preguntarnos qué está sucediendo realmente, haciéndonos dudar sobre el eje moral del personaje; no obstante, hay que señalar que con un poco de sagacidad (con ser médico o simplemente ser fan de Dr. House) uno puede descifrar el hilo escondido detrás de la historia mucho antes que éste sea revelado, haciendo que el resto de la cinta nos parezca un tanto maniquea o inverosímil… y es que este mundo no está poblado por santos que sufren miserablemente y malos que se regodean en su obscena villanía; no, este mundo es una gama de grises entre el blanco y el negro, misma que no vemos retratada aquí.

Del lado histriónico Will Smith cumple y aunque no es su mejor rol, demuestra porqué está actualmente entre los cinco grandes. Sorprende su impresionante manejo emocional y su capacidad para subir y bajar de peso para acomodarse a cualquier papel, lo mismo en la piel del vanidoso Muhammad Ali o en la de este desgraciado cobrador de impuestos que guarda un terrible secreto. Rosario Dawson y Woody Harrelson complementan el cast con interpretaciones bastante aceptables aunque discretas.

Tal vez una de las mejores partes de esta cinta, debo aclararlo, sea el trailer, y no, no estoy siendo despectivo; lo digo porque nos hace pensar en una película de fantasía al estilo ochentero de Highway to Heaven con Michael Landon; sin embargo, al llegar a la sala nos encontramos con un producto hecho de carne y hueso (más carne que huesos, quizás); y es que cualquier ángel podría cambiar la vida de siete almas… lo curioso es que también cualquiera de nosotros podría hacerlo.

Relacionados

Categorías: Críticas, Películas

Etiquetas: , ,

Un comentario para “Siete Almas”

  1. Manu

    24. ene, 2009

    Se me hizo aceptable la pelicula, y si, un poco lenta al pricipio, pero, vaya, cumplio su funcion de entretenerme. Aun que creo que Will Smith ya se esta encasillando mucho en lo del drama. Bien por la pelicula, pero sigo prefiriendo a Alejandro Iñarritu en esto de peliculas rompecabezas XD

    Reply to this comment

Deja un comentario