Closer

- 01 ene 2005

Una historia de pasiones, drama, amor y abandono, en la que dos parejas se ven involucradas, terminando todo en un festín de deslealtades.

El amor es un accidente …

Lying is the best thing a girl can do without taking her clothes off. But it’s more fun if you do.
Alice

Al amor
la mentira le hiere de muerte.
Pero la verdad le mata fulminante.
Somos animales.
Aunque una duda flote en el aire…
¿Es el perdón lo que nos salva de serlo?

Closer, una mirada al lado más instintivo, hedonista y egocéntrico del ser humano. A esa faceta que dice hacer el amor cuando sólo deshace sentimientos; a esa cara que dice buscar la otra mitad y sólo encuentra fango en el sexo de la infidelidad.

Alice (Natalie Portman) es una streaper llegada de Nueva York a Londres; ¿—llegada —dije? No… estoy usando un eufemismo, refugiada sería una mejor descripción, pues viaja, como muchos, sólo con el bagaje de su roto corazón. Al llegar a la ciudad Big Ben, un accidente cataliza su encuentro con Dan (Jude Law), un aborto de escritor que se dedica a redactar obituarios para un diario; así entonces, su primera “cita” es una delicia de perfecta semiótica al suceder en un cementerio. La casual amistad pronto fragua en plácida unión libre, que aparentemente fluye sin contratiempos hasta la aparición de Anna (Julia Roberts).

Anna es una talentosa fotógrafa con una muy sui generis profesión-adicción: Fotografiar extraños y posteriormente exhibir sus imágenes en alguna de sus exposiciones. Dan acude a su estudio para la sesión fotográfica de la portada de su nuevo libro, sin embargo un beso casual en su primer encuentro, desencadena una relación tortuosa entre ambos personajes. Ella se negará en un principio, pero terminará siendo presa de la cínica seducción de Dan, quien por azares del destino y un muuuy sucio chateo, generará su propia perdición, al acercar a Anna a Larry (Clive Owen), un médico con el que se completará el oscuro poker de deslealtades que habrá de rasguñar las emociones y sentimientos de los involucrados.

Hasta aquí la revelación del argumento, que es, pese a su sórdido tema, una joya de guionismo, desarrollando de forma magistral, una cinta de profundo contenido sexual y pervertidas aristas, sin siquiera mostrar un sólo desnudo. —Lo más que verán, lascivos cinéfilos, es a una sensual Natalie Portman, vestida (o medio vestida) de irresistible streaper. (Hey…eso les debería bastar).—

Mike Nichols, director, demuestra una vez más que sus productos los construye con las tripas; es imposible mirarlos y no reaccionar desde el estómago. Así lo hizo también con su multipremiada miniserie de TV, Angels in America. De este modo, edifica una película fuerte, perfectamente estructurada, brillantemente dirigida y que denota sus orígenes como puesta en escena, al desarrollarse en pocas locaciones; y aún cuando su argumento es lineal, omite visualmente muchos acontecimientos, haciéndonos saber de su existencia únicamente a través de excelsos diálogos, incisivos como navajas, que llenan los huecos en la historia y desgarran la vida de los personajes (y seguramente de uno que otro espectador tambaleante entre la identificación y la condena).

Además del lacerante guión y la emotiva dirección, las actuaciones son tan exquisitas como brutales, haciéndonos reir indebidamente y tragar todo el veneno de la carnada, generándonos en las vísceras un desprecio real por cada uno de los protagonistas. Al final, cuando el telón cae y uno examina el comportamiento crudo y salvaje de cada individuo, es difícil señalar quién es el peor y de más baja calaña moral en este carnaval de infidelidades que no deja de seducirnos morbosamente incluso hasta en la última escena, cuando Dan regresa al panteón y nos entrega la cereza de este dulce-amargo pastel.

Una cinta fuerte y violenta emocionalmente, donde no hay héroes ni villanos, sino simples seres humanos que ceden a sus más básicos instintos. Un ejemplo de cine inteligente, una muestra de la capacidad de tocar temas grotescamente dolientes de una forma elegante y sagaz. De lo mejor del 2004. Una película para pensar, cuestionar y reflexionar más de una vez. ¿Somos realmente así de bestiales?.

Aún hoy, que escribo esta pequeña reseña me pregunto si alguno de los involucrados sintió amor alguna vez o simplemente se dejaron llevar en las olas del placer. Ustedes, como siempre, tienen la mejor seducción, er… quise decir opinión.

Relacionados

Categorías: Críticas

Etiquetas: , , , , ,

23 comentarios para “Closer”

  1. Dan

    18. dic, 2012

    Muy buena pelicula, amor es lo que no hay en esta pelicula, y lo que esta faltando en el mundo, Muy buena crítica a las relaciones que abundan. Me alegro de no haberme sentido identificado con personajes tan patéticos.

    Reply to this comment

Deja un comentario